A lo largo del siglo XX la construcción de rascacielos en la ciudad de Nueva York parecía estar en auge. Se trataban de enormes construcciones muy planificadas y cuya edificación suponía muchos años de trabajo, por parte de cientos o miles de obreros. Tratándose de edificios de cientos de metros, no era fácil encontrar mano de obra, ya que el riesgo de accidentes era muy alto, y el vértigo suponía un gran handicap para la mayoría de los obreros estadounidenses. En este punto, y tratándose de épocas como la gran depresión del 29, en la que el trabajo era un bien muy preciado, los indios mohawk solían ser los obreros encargados de los rascacielos. Los indios Mohawk (unos 1.800 en Nueva York para 1.960) no tenían vértigo debido a una extraña herencia genética. Solían andar por los andamios a mas de 100 metros con total naturalidad y su control del equilibrio era absoluto. Incluso empleaban señales de humo para enviarse mensajes de un edificio a otro, y crearon una escuela para entrenar a este tipo de obreros de "altura".
external image Charles-C.-Ebbets-siesta.jpg
Particularizando a la construcción del Rockefeller Center, el enorme rascacielos que combinaba oficinas con centros comerciales y museos, y cuya edificación se alargó 11 años (1929-1940), gran parte de los obreros encargados de los pisos mas altos del rascacielos eran indios mohawks. Quizás este hecho es mas que famoso gracias a las mundialmente conocidas fotos de Charles Ebbets, famoso fotógrafo que realizó dichas fotos para denunciar las precarias medidas de seguridad que había, tomando estas fotos en 1932 en el proceso de construcción del Rockefeller Center. Quizás no sabía que dichas fotos recorrerían el mundo
entero, con otro sentido, el de la fantástica capacidad de equilibrio y falta de miedo de los indios mohawks. Entre otras cosas, tomaban el almuerzo y echaban la siesta suspendidos en vigas de acero a cientos de metros del suelo.

Fuentes:
Construcción mohawk de los rascacielos